15 de julio de 2012

15.7.12
Según un estudio realizado por Boston Medical Group, el alcohol, el tabaco y las drogas, son las principales causas de la disfunción eréctil en los jóvenes de entre 18 y 35 años. Luego de que se hiciera un análisis a 447 hombres con estos problemas, arrojando como resultado que el 62.5% de los casos la causa de los problemas de erección era el excesivo consumo de alcohol, aún cuando no se tratase de personas alcohólicas.

Además, el tabaco con un 16.5% y el consumo de drogas con un 15.6% son la segunda y tercera causa respectivamente de disfunción eréctil de los varones menores de 35 años. En el caso del tabaco debido a la progresiva obstrucción que provoca en las venas y las arterias.

El alcohol, el tabaco y las drogas son las principales causas de disfunción eréctil en los jóvenes

Además el estudio menciona que la percepción es que unos hábitos de vida poco saludables como el abuso del alcohol, el consumo de drogas o el tabaco, tienen un impacto muy negativo en la salud sexual de los hombres menores de 35 años. Además, estos malos hábitos, a la larga tendrán consecuencias negativas en el correcto funcionamiento de otros órganos, ya que en ocasiones la disfunción eréctil es el primer síntoma de otras enfermedades como la hipertensión, o problemas cardiovasculares.
"El alcohol retarda, distorsiona y alenta la percepción y respuesta de nuestros sentidos como reflejos, visión, audición o respuesta sexual, ya que deprime el funcionamiento del sistema nervioso central. Esto sucede tanto en el bebedor ocasional como en el habitual, ya que es consecuencia directa de una ingesta excesiva de alcohol, con la diferencia de que en los pacientes alcohólicos estos transtornos se van convirtiendo en crónicos y en ocasiones de carácter irreversible" dijo el director médico de Boston Medical Group, José Benítez.
Otro dato importante es que Más del 50% de los hombres menores de 50 años tienen problemas de erección en estado de embriaguez. El alcohol inhibe el buen funcionamiento del sistema nervioso central, por lo que no se produce una correcta comunicación entre estímulo y el cerebro y da lugar a que el sistema circulatorio entorpezca la llegada de sangre al pene, dificultando la penetración y el coito.

El consumo del alcohol moderado (dos copas aproximadamente) produce sensaciones positivas como la desinhibición, con un efecto sedativo y tranquilizante. Sin embargo, si se consume más de lo adecuado puede afectar las relaciones interpersonales, y a pesar de que pueda despertar un estimulo erótico alto, interfiere en la capacidad de mantener una erección adecuada.

Vía | WebAdictos

0 comentarios:

 
Ir Arriba